Con la llegada del calor, todas nuestros vasos sanguíneos se dilatan, provocando que pierdan elasticidad y les cueste más bombear sangre. Ante esto, el cuerpo reacciona y es muy común que se nos hinchen algunas partes de manera esporádica.

Las personas mayores pasan mucho tiempo sentadas, por lo que esta hinchazón suele centrarse en los pies. Esto no es nada grave siempre y cuando no ocurra con frecuencia el resto del año. Aquí os dejamos algunos consejos para controlar los pies hinchados en personas mayores y mejorar su comodidad.

1. Beber mucha agua

Lo ponemos en primer lugar porque es de los más importantes remedios para pies hinchados en personas mayores y el que muchas veces descuidamos. Cuanto más líquido haya en nuestro cuerpo, mejor fluidez para el movimiento de la sangre. Con el calor la deshidratación es más frecuente y vamos a retener los pocos líquidos que tenemos, provocando la hinchazón. Lo recomendado son 2 litros de agua, que traducido son unos 8 o 10 vasos al día. Sobre todo, mantener la hidratación en los momentos de más calor y evitar exponerse al sol en las horas puntas de mayor temperatura (entre las 12 y las 16h).

2. Intentar mantener los pies en alto

Al ser la parte más baja de nuestro cuerpo, tienden por ley de gravedad a acumularse los líquidos en esa zona. Si revertimos ese recorrido poniendo los pies en alto, favorecemos que no se produzca la retención. Utilizar cojines, reposapiés o cualquier utensilio que nos ayude a mantener los pies en alto el mayor tiempo posible será un buen remedio para evitar que se hinchen.

3. Baños de agua fría y sal

En casos de hinchazón nuestro mejor aliado es el frío, así que siempre es buena idea tener una bolsa de guisantes en el congelador para estos casos. Aunque, si no, también los baños de agua fría con sal son muy beneficiosos para el cuerpo. Ayudan a que el cuerpo se active, se desinflame y añadiendo un poco de sal conseguimos además que se liberen toxinas, que se abran los poros y se relajen los músculos.

4. Movimiento y algún que otro masaje

Mantener la misma postura durante largo tiempo provoca que el cuerpo se estanque. Nuestros mayores por lo general tienen movilidad reducida y pasan sin darse cuenta mucho tiempo sentados, por lo que nunca está de más incentivar que se levanten, paseen un rato y se muevan siempre que puedan. En caso contrario, masajear los pies con un poco de presión puede ser una buena solución para contrarrestar la retención de líquidos. Es un bonito gesto hacerles nosotros los masajes con nuestras manos, pero también existen máquinas masajeadoras o centros especiales que pueden realizárselos.

5. Vigilar la dieta

Uno de los principales remedios para pies hinchados en personas mayores se encuentra en la alimentación. Algunos nutrientes como el potasio y el magnesio ayudan a disminuir la retención de líquidos, y otros lo favorecen, como ocurre con el sodio. Alimentos ricos en potasio pueden ser los plátanos, el salmón, los pistachos, el pollo o bebidas como el zumo de naranja. En magnesio las almendras, las espinacas, el chocolate negro y los aguacates, entre otros. De igual manera, para una dieta más ajustada a las necesidades concretas de cada persona se recomienda consultar un médico o nutricionista que les valore. Esto también se aplica a personas mayores que, por ejemplo, sufran sobrepeso y por ello sea más fácil que se produzca la retención de líquidos y la hinchazón.

A veces es difícil dedicarles todo el tiempo y atención que merecen nuestros mayores. Por ello, nuestros asistentes pueden realizar todos estos remedios para pies hinchados en personas mayores y mejorar su bienestar en caso de que lo necesitéis. Podéis solicitar presupuesto aquí.