Diabetes en personas mayores: Efectos y tratamientos

Diabetes en personas mayores

Escrito por Pilar López Lamoca

16 de noviembre de 2022

La falta o exceso de azúcar en sangre es uno de los problemas más comunes que suelen aparecer en mayores de 65 años. La Federación Internacional de Diabetes (FID) estima que 537 millones de adultos viven actualmente con diabetes en todo el mundo (dato de 2021), un 16% más que en 2019. Se prevé que lo próximos años aumenten los casos, por lo que es muy necesario que se investigue sobre ella ya que puede tener consecuencias graves para la salud: ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros inferiores, entre otros.

¿Qué es la diabetes?

Según la OMS, «la diabetes sacarina o diabetes mellitus (que aquí denominaremos, para simplificar, «diabetes») es una enfermedad crónica que se presenta cuando el páncreas no secreta suficiente insulina o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La insulina es una hormona que regula la concentración de glucosa en la sangre, es decir, la glucemia. Un efecto común de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (es decir, la glucemia elevada), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas del cuerpo, sobre todo los nervios y los vasos sanguíneos».

Tipos de diabetes

Principalmente, podemos hablar de dos:

Tipo 1: Hipoglucemia

El organismo no produce la suficiente insulina. Por tanto, no hay suficiente glucosa en sangre, lo que se entiende como un déficit dentro de lo que deberían ser los niveles normales de azúcar.

Cuando se padece de hipoglucemia, los primeros signos pueden venir derivados de dos causas:

  • Por descargas de adrenalina: ansiedad, irritabilidad, taquicardias, temblores, sudoración…
  • Por déficit de glucosa en el sistema nervioso central: dolor de cabeza, somnolencia, visión doble, lentitud, dificultad en el habla…

Si sufre desmayos, dolores de cabeza o ansiedad de manera recurrente, puede estar relacionado con los niveles bajos de glucosa en sangre.

Cuando los análisis médicos diagnostican la presencia de hipoglucemia, el tratamiento que más se suele utilizar para este tipo 1 son pinchazos de insulina o pastillas en caso de prolongarse en el tiempo, o tomar de manera puntual alimentos ricos en carbohidratos para mejorar los síntomas.

Tipo 2: Hiperglucemia

Este es el caso contrario al anterior. Es decir, el organismo no produce ni usa bien la insulina, por lo que se «acumula» en sangre al no secretarla correctamente.

La hiperglucemia puede provocar síntomas que pasan desapercibidos al principio, pero que con el paso del tiempo se vuelvan evidentes. Por eso se suele diagnosticar más tarde que la diabetes de tipo 1. Si presentas cansancio, tienes más hambre o sed de lo normal, has adelgazado sin cambiar tus rutinas, orinas con frecuencia, has desarrollado problemas de visión e incluso se te curan muy lentamente los cortes o moratones, pide a tu médico que te valore el nivel de azúcar en sangre.

En caso de que esté originado por la hiperglucemia, los pacientes pueden controlar sus concentraciones de glucosa en sangre compaginando dieta y ejercicio. Otras pueden necesitar pastillas para la diabetes o inyecciones de insulina, que suelen juntarse con medicamentos para controlar la presión arterial alta y el colesterol alto.

Diabetes en personas mayores

La diabetes en personas mayores de 65 años

Llegada esta edad, se recomienda un control mucho más exhaustivo y no solo del nivel de glucosa en sangre. También de otras partes del cuerpo que pueden verse afectadas por la diabetes. Por eso, os hacemos las siguientes recomendaciones:

Llevar una dieta saludable

Puede sonar a tópico, pero la alimentación es la base de todo. Hay que tener en cuenta, eso sí, que no existe una dieta específica para cada tipo de diabetes. Más bien dependiendo de cada persona, puesto que pueden interferir otras afecciones como el colesterol, la tensión o la actividad física que se realice. Aun así, hay que prestar especial atención en los carbohidratos, las bebidas y alimentos azucarados o con azúcares añadidos, los elaborados con harinas y verduras con almidón. Es muy importante, además, ser constante.

Hacer un control rutinario

Hoy en día, existen multitud de dispositivos que pueden calcular el nivel de glucosa en sangre con solo un pinchacito. Los hay más avanzados que hacen un registro continuo y te avisan con una app si los niveles no son normales. Prever cifras anormales puede ayudar a que no haya consecuencias más graves si no se detectan a tiempo.

Mantener una vida activa

Otro básico es hacer ejercicio, sobre todo en aquellos de tipo 2 o hiperglucémicos que deben mantener a raya y disminuir esa concentración de azúcar. Un especialista puede ayudarte a saber cuánto es recomendable y qué tipo de ejercicio en función a las necesidades personales. Ya sabemos que hay mayores que pueden tener poca movilidad y que se les dificulte llevar a cabo esta recomendación.

Inspeccionar los pies

Puede sonar raro, pero existe el examen del pie diabético por una muy buena razón. El daño en los nervios, conocido como neuropatía, y la mala circulación de sangre son las causas más comunes de los problemas del pie diabético. Una úlcera, ampolla o herida mal curada causar una infección que se agrave rápidamente y que, si no se trata, puede ser peligrosa y necesario amputar el pie. Ya sabemos que las personas diabéticas tienen un proceso más lento de curación y hay que estar muy atentos por esa misma razón.

Evitar el tabaco

Fumar puede favorecer la aparición de diabetes tipo 2. Además, en personas diabéticas aumenta el riesgo de muerte por causas cardiovasculares.

Revisar la visión y los riñones

La diabetes está estrechamente relacionada con el desarrollo de cataratas y ceguera, por lo que es importante hacer un seguimiento de la vista. También puede afectar a los riñones, por lo que un examen de orina y sangre permite detectar si se encuentran en buen estado.

Imágenes extraídas de Freepick

Solicita información y presupuesto

¿Aceptas nuestra Política de Privacidad para que podamos darte información y presupuesto del servicio que solicitas? Si aceptas, envías este formulario.

Responsable tratamiento datos: MasVida Selección SL. Finalidad: desarrollar actividad comercial y remitir comunicaciones comerciales a los usuarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: MasVida Selección SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.

También te gustará…

Prepara Halloween con Mayores Vida

Prepara Halloween con Mayores Vida

¿Quién ha dicho que las personas mayores no pueden divertirse también en el día más terrorífico del año? Quizá no...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *