Nuestros seres queridos se merecen lo mejor, sobre todo cuando el ciclo de la vida les pone en una situación de dependencia. Por eso, cuando se trata de buscar al mejor cuidador para que les asista en su día a día ponemos todo nuestro empeño en que este servicio sea de calidad. Sin embargo, en ocasiones, esto se nos escapa de las manos. ¿Cómo escoger entonces a la persona correcta para proporcionar ayuda a domicilio?

En busca de una cuidadora interna que haga la vida de nuestros padres o familiares cercanos más fácil, nos preocupamos fundamentalmente por que la persona sea amable, posea los conocimientos específicos y la experiencia necesaria para cuidar a quienes están en situación de dependencia. No obstante, más allá de estos requisitos obvios, para cerciorarnos de que nuestra elección es la acertada deberíamos seguir una serie de pasos generales a la hora de contratar al cuidador correcto.

Aspectos para elegir una cuidadora de ancianos

Tres son los pasos fundamentales que hay que dar cuando busquemos a una buena auxiliar de ayuda a domicilio. En líneas generales, estos ayudarán a poner sobre la mesa las necesidades de nuestros mayores y ver realmente qué tipo de profesional necesitan.

Conocer las necesidades de la persona dependiente

El primero de ellos, desde el cual debe partir esta búsqueda, radica en determinar específicamente las necesidades de la persona dependiente con el fin de saber qué tipo de profesional se necesita. Porque no será la misma dependencia la que requiera un mayor que padezca algún tipo de enfermedad de deterioro cognitiva, que otro con movilidad reducida o con una simple pérdida de funcionalidad física relativa a la edad.

Habilidades y experiencia de los cuidadores de ancianos

Posteriormente se especificarán los cuidados a satisfacer para escoger a la cuidadora adecuada atendiendo a sus habilidades. En este caso se atenderá a la existencia de enfermedad o tipo de disfunción, gravedad o grado de la misma, y el tiempo de cuidado (por horas o de forma ininterrumpida). También será determinante analizar las funciones que deberá cumplir el cuidador, es decir, si sólo tendrá que hacer compañía y ocuparse de las tareas domésticas, o si se necesita a alguien con cierta fuerza y destreza física para mover y levantar al paciente. Incluso, se debería valorar si es necesario contratar a alguien especializado en alguna enfermedad específica.

Otras claves para buscar el mejor cuidador

Una vez esclarecidas las necesidades, no sólo tendremos que evaluar los conocimientos de la candidata, sino también su carácter y su experiencia. En líneas generales, la elección definitiva deberá realizarse en base a sus funciones o tareas diarias a realizar. Así, para valorarlo, bastará con hacer un análisis de las siguientes cuestiones:

  • ¿Posee la formación adecuada para asistir?
  • ¿Está dispuesto a apoyar en las tareas domésticas?
  • ¿Se desenvuelve con facilidad y con la fuerza física necesaria?
  • ¿Posee capacidad empática, paciencia y comprensión?
  • ¿Cuenta con experiencia? ¿De qué tipo?
  • ¿Posee un nivel de responsabilidad alto?

¿Decantarse finalmente por una enfermera?

En numerosos casos, buscar una cuidadora-enfermera es positivo. Sobre todo en situaciones extremas qeu requieran una supervisión mayor o un grado de enfermedad más avanzado. Sin embargo, no es estrictamente necesario. Hay que decantarse por personas cualificadas con un carácter proclive a cuidar, que sepan cómo tratar a ancianos dependientes y proponerles actividades para que no se sientan como un estorbo. De la salud puede encargarse perfectamente el sistema sanitario, ya que cuando lo requieran podrá enviar servicios de enfermería a domicilio. Por lo tanto, no es totalmente imprescindible.

Dónde buscar. Elige una empresa de cuidado de mayores.

Por último, saber dónde acudir para encontrar a la asistenta adecuada será fundamental para contratarla en base a nuestras prioridades. Acudir a una empresa como Mayores Vida, que tiene 38 años de experiencia cuidando de ancianos, te facilita mucho la labor, sobre todo cuando se trata de algo tan delicado como nuestros mayores. todos los cuidadores de ancianos con los que contamos tienen experiencia y referencias contrastadas con antiguos clientes. Además hacemos una selección personalizada. Esto es, buscamos candidatos que posean experiencia en situaciones parecidas, que sepan cómo actuar ante determinadas situaciones y qué es lo que se van a encontrar. Cumplir con todos los criterios de búsqueda, muchas veces sólo resulta eficaz cuando se delega esta búsqueda a empresas cualificadas como la nuestra, cuyo equipo de profesionales se encargue de todo este proceso, además de la posterior gestión de los trámites legales.

Siguiendo todas estas claves será mucho más fácil encontrar a la persona correcta que pueda realizar este cuidado de ancianos. Ellos han perdido la autonomía para la realización de las actividades básicas de la vida diaria, pero no han de perder también la ilusión por vivir. Ayudémosles.